Negocios

Mueren ventas de vestidos de novia en Saltillo

Ver video
Leer nota

La contingencia sanitaria provocó daños colaterales en todo tipo de negocios, algunos tienen ahora una luz de esperanza con la nueva normalidad, pero hay otros que están viviendo su peor etapa y de plano no ven la luz al final del túnel, tal es el caso de los establecimientos que se dedican a la venta de vestidos de novia y para quinceañeras, los cuales no venden ni el 20 por ciento de lo que comercializaban el año pasado en estas fechas

Saltillo, Coah.- La contingencia sanitaria provocó daños colaterales en todo tipo de negocios, algunos tienen  ahora una luz de esperanza con la nueva normalidad, pero hay otros que están viviendo su peor etapa y de plano no ven la luz al final del túnel, tal es el caso de los establecimientos que se dedican a la venta de vestidos de novia y para quinceañeras, los cuales no venden ni el 20 por ciento de lo que comercializaban el año pasado en estas fechas.

“Ahorita en realidad nada más abrimos para eventos que vayan a ser el próximo año porque ahorita no hay nada que vaya a ser ahorita. Lo que más manejamos se basa en ceremonias de tipo religiosas, entonces como no hay misas ni nada pues no hay ventas casi” señaló Alejandra Zapata que trabaja en un local ubicado en la calle de Allende.

En un recorrido por distintos establecimientos de este giro se constató que la pandemia pegó fuerte ya que si antes vendían de 4 a 5 vestidos diarios ahora no llegan a esa cifra ni por semana.Por lo que el riesgo de que quiebren y el personal se quede sin trabajo persiste.

“Estábamos vendiendo alrededor de unos 4 o 5 vestido mixtos diarios cuando ahorita si alcanzamos esa meta por semana es bastante…si el dueño no puede seguir pagando pues no va a tener trabajadoras y si no hay eventos no vamos a poder seguir trabajando porque prácticamente se basa todo en las misas para poder tener trabajo.”

Mientras tanto los negocios que se dedican a la renta de vestidos de noche permanecen cerrados y no se ve para cuando puedan reactivarse, pues por lo pronto no hay fiestas y cuando las haya quedará el recelo de usar una prenda que alguien más uso.

 

 

Haz tu comentario